Artesanas Mexicanas: Madres y preservadoras de la cultura

En el vasto panorama de la artesanía mexicana, hay un segmento que merece especial atención y reconocimiento: las mujeres que, además de ser madres, son las principales proveedoras de sus hogares a través de la fabricación de artesanías. Estas mujeres no solo preservan una tradición centenaria, sino que también desempeñan un papel vital en la economía local y nacional de México. 

Según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), en México, aproximadamente el 30% de los hogares son encabezados por mujeres. Muchas de estas mujeres, en su búsqueda de medios de subsistencia, han encontrado en la fabricación de artesanías una fuente de ingresos confiable y significativa. Ya sea tejiendo, bordando, esculpiendo o pintando, estas talentosas mujeres aportan a la riqueza cultural y económica del país. 

Este trabajo, no solo representa una forma de sustento económico, sino también un acto de resistencia y empoderamiento. En una sociedad donde persisten desigualdades de género, la artesanía se convierte en un espacio donde las mujeres pueden expresar su creatividad, preservar su patrimonio cultural y, al mismo tiempo, tomar el control de su destino económico.  

De acuerdo con datos del INEGI, el 52% de las personas empleadas en actividades artesanales son mujeres, si bien no existen datos certeros de cuántas de estas son madres, está claro que además del aspecto económico, el trabajo de estas mujeres también tiene un impacto profundo en sus comunidades locales.  

Muchas de estas artesanas operan en cooperativas o grupos comunitarios, donde no solo comparten sus habilidades, sino también su conocimiento y experiencias de vida. Estos espacios, además de fomentar la solidaridad entre mujeres también fortalecen los lazos sociales y culturales en las comunidades donde operan. 

Es importante destacar que el trabajo de estas mujeres no se limita únicamente a la producción de bienes. También desempeñan roles de liderazgo y participación activa en la toma de decisiones dentro de sus comunidades. Su capacidad para equilibrar las responsabilidades familiares con el trabajo artesanal demuestra una resiliencia y determinación admirable, que sirve como ejemplo para las generaciones futuras. 

Sin embargo, a pesar de su invaluable contribución, las artesanas mexicanas enfrentan numerosos desafíos. La falta de acceso a recursos financieros, la competencia de productos industrializados y la falta de reconocimiento y valorización de su trabajo son solo algunos de los obstáculos que enfrentan a diario.  

Las mujeres mexicanas que son madres y se dedican a la fabricación de artesanías desempeñan un papel fundamental en la preservación de la identidad cultural y el desarrollo económico de México. Su trabajo no solo enriquece el tejido social y cultural del país, sino que también inspira a futuras generaciones a valorar y preservar las tradiciones ancestrales. Es hora de reconocer y celebrar el de estas mujeres, que con su arte y dedicación, tejen el futuro de México. 

Lula Sánchez

FUNDADORA Nuuch Artesanías

Apasionada del arte mexicano, emprendedora y socia fundadora de Nuuch Artesanías.

Lula Sánchez